O Gaiteiro de Soutelo

Toca gaiteiriño toca
meniñas correi a velo
que é moita gaita a gaitiña
 do gaiteiro de Soutelo”.

Avelino Cachafeiro (26 de mayo de 1899 – 13 de abril de 1972).

Nació en Soutelo de Montes. Fue el quinto hijo de Fermín y Dolores. Tanto su padre como su abuelo Xoán, tuvieron fama de buenos gaiteros. Era un instrumento que solía sonar en su casa, motivo por el que se aficionó a ella desde pequeño. Avelino solía ensayar en los montes, mientras cuidaba el ganado.

Al poco tiempo formaría, junto a sus hermanos pequeños y su padre, un cuarteto: “Os Gaiteiros de Soutelo”, siendo él el alma y líder del grupo.

Em 1921 es nombrado “Gaiteiro de la Sociedad Artística de Pontevedra”. Tres años después ganaría un certamen celebrado para elegir al “mejor gaiteiro de Galicia”.

Es tanto su reconocimiento que cobra 500 pesetas por sus actuaciones, lo mismo que una banda de música de 40 profesores.

En julio de1928 graban 6 discos, entre sus melodías destacan: A Muiñeira de Chantada (compuesta por él, según se deduce de algunos de sus versos), A Alborada de Rosalía, A muiñeira de Pontesampaio, Fandango de Pontevedra, Marcha do Corpus, Eicho de dar queridiña, Foliada de Luxán, Foliada Rianxeira, Estroupele-Estroupele, Farruquiña chaman a porta, Muiñeira de Ourense...

El 28 de Febrero de 1930, tiene lugar la presentación de los “Gaiteiros de Soutelo”, en el Teatro Avenida de Buenos Aires. Los decorados que sirven de fondo, son de Castelao. El triunfo es tal que después de permanecer en cartel durante más de un mes, son reclamados en Rosario, Córdoba y pasan luego a Montevideo.

Regresan a casa de la gira americana y en el año 1933 les sorprende la guerra civil estando en Barcelona de gira. Con este motivo les trasladan a Madrid para que animen a los soldados.

Ese mismo año, camino de Berlín, donde iban a tocar en los Juegos Olímpicos, deciden volver a la tierra, con dificultades, desde Bordeaux, por Lisboa, hasta que llegaron a la frontera de Tui. Allí acabó, sin duda, la historia real de los Gaiteros. Castor, emigrado a Venezuela, siguió formando gaiteros, pero Avelino, el mejor gaitero de Galicia, quedó mudo para siempre.

El hecho es que ya no volvió a tocar la gaita. Su silencio estuvo causado por la misma guerra y las circunstancias posteriores, pero también por la muerte, al nacer, del único hijo que tuvo con su mujer, Josefa Cortizo Nogueira, y sobre todo, su musa y compañera, que desde el año 46 penó una artritis reumatoide.
El silencio da origen a una leyenda: para mucha gente coetánea del artista, el gaitero nunca había existido. Muchas veces se tuvo por muerto en vida, pero Avelino vivía, solitario y encerrado en su poesía, sus pinturas y sus negocios.

Bibliografía:

Xosé Manuel Rivas Troitiño: O Gaiteiro de Soutelo (Unha expresión da cultura popular). 1977. Imp. El Ideal Gallego. Reeditado en edición facsímile por el Ayuntamiento de Forcarei en el año 1999, con motivo el Centenario de Avelino.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Gaiteiros, Historia y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s