G. S. McLennan

A pesar de ser una asociación dedicada a la gaita gallega y a la música tradicional extremeña y gallega, lo cierto es que no podemos ni queremos enclaustrarnos en ninguna música en concreto. Por ello, este enlace pretende honrar al compositor de algunas de las melodías más hermosas que existen dentro de la música escocesa.

George Stewart McLennan (1883 – 1929).

Conocido por sus contemporáneos como “el mejor gaitero de su tiempo”, G. S. McLennan es seguro que estaría, en cualquier lista, entre los tres primeros gaiteros escoceses de la historia.

Como gaitero, aquellos que tuvieron la suerte de escucharle decían que sus dedos eran milagrosos. Debió ser cierto puesto que su gran progreso técnico contribuyó enormemente a la evolución de la Highland pipe a principios del S. XX.
Como compositor, la calidad y el sentimiento de sus melodías son inigualables.
Como persona se decía que fue modesto, generoso y buen amigo de sus amigos.

Nació en Edimburgo, en 1883. Descendiente de una larga familia de gaiteros. Murió a la temprana edad de 46 años, en 1929, con su único libro de música a punto de ser impreso.

Aunque la mayoría de los familiares deletrean el apellido como “MacLennan”, lo cierto es que, tanto en el certificado de nacimiento como en el de defunción, aparece como “McLennan”. En su certificado de nacimiento, su nombre aparece como “George Charles Stewart McLennan”, el nombre de “Charles” vendría de un hermano que falleció, puesto que era costumbre renombrar al siguiente hijo con el nombre del fallecido (una costumbre victoriana). Sin embargo en el certificado de defunción el nombre de “Charles” desaparecería, quedando: George Stewart McLennan.

Su padre, el teniente de policía John McLennan, fue una reconocida autoridad en música de gaita, con puntos de vista sobre los piobaireachd considerados radicales para sus contemporáneos. Produjo dos libros de música a lo largo de su vida: Piobaireachd as MacCrimmon Played It (1907) y The Piobaireachd As Performed in the Highlands for Ages till about the Year 1808, publicado en 1924, tras su muerte.

G. S. McLennan sufrió la polio de niño (nació débil y enfermizo).
A los 4 años de edad comenzó a aprender gaita, primero de mano de su padre y después de su tío “Pipe Major John Stewart“, a quien rendiría homenaje, años más tarde, componiéndole una marcha.

Con 10 años de edad G. S. ganó campeonatos amateurs y atrajo la atención de la Reina Victoria, para quien tocaría en Balmoral.

G.S. McLennan con 10 años en su actuación ante la Reina Victoria.

George Stewart amaba el mar, por ello su padre prometió alistarle en un navío. Con 16 años se alistó en el 1st batallón de los Gordon Highlanders. Con 21 años ya sería Pipe Major del mismo, convirtiéndose así en el más joven de la historia de la British Army en conseguirlo.

Ganó la medalla de oro en Oban (1904), en Inverness (1905) y el broche de Inverness para los primeros ganadores de la medalla de oro en 1909, 1920 y 1921.
Tuvo dos hijos, George (1914) y John (1916), ambos gaiteros con los Gordons. John murió en 1940, George tenía 81 años en 2006.

G. S. sirvió en las trincheras durante la Primera Guerra Mundial. El 14 de mayo de 1918 contrajo una enfermedad que nunca le abandonaría. A pesar de ello regresó a las trincheras donde hizo lengüetas para algunos gaiteros. Fue dispensado del servicio en los Gordons Highlanders en 1922.

Tras su despedida de los Gordons, hizo de Aberdeen su hogar, donde se hizo artesano de gaitas (algunos de los chanters y gaitas que hizo aún se conservan hoy).
Continuó compitiendo hasta 1926, donde ganó su último campeonato: “Former Winners’ M/S/R” en Inverness (lo ganó por tercera vez).

La repentina muerte de este hombre de inmenso talento ha sido una de las mayores desgracias para el mundo de la gaita, no sólo por su labor como músico y compositor, sino por el silencio de su poderosa e independiente voz que en numerosas ocasines estuvo en desacuerdo con los puntos de vista expuestos por la Piobaireachd Society.

G. S. McLennan en sus últimos años de vida

Murió de un cáncer de pulmón, enfermedad común en los veteranos de la Gran Guerra.

El legado de sus composiciones es una de las más hermosas de esta expresión artística.
Su imaginación nos dejó piezas tan bellas como las marchas: Inveran y The Lochaber Gathering, los reels: Mrs. MacPherson of Inveran (uno de los reels más preciosos que jamás he escuchado), The Little Cascade, Willie Murray’s, Alick C. MacGregor y Dancing Feet, las “Retreat Marches”: Loch Maree y The Kilworth Hills, las “6/8 march”: Major John McLennan, las jigas: Jig of Slurs y Biddy from Sligo, los strathspey: The Strathspey King, su maravilloso The Braemar Gathering

En 1910 el propio G. S. McLennan escribía:
“I am immensely fond of jig playing and consider it one of the finest methods possible for putting one into form. In fact one cannot play jigs unless in tip-top form…. My ‘Jig of Slurs’ I am extremely proud of – not of course as a tune with a fine melody but for its grand execution. I do not know a tune – Piobaireachd or anything – which is nearly so difficult or requires such a nimble finger to play. The person who can play it through two or three times without missing a slur has certainly no cause to be ashamed of his fingers.”

Bibliografía:
The Gordon Highlanders Pipe Music Collection, Volume 2, Halstan & Co., Ltd., 1985.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Música escocesa y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s