Letra “La esposa infiel”

Letra del romance extremeño “La esposa infiel”. Tiene un marcado carácter moralizador así como hace gala de la permisividad de la sociedad con la violencia hacia las mujeres. Algo que, desgraciadamente, en pleno S. XXI, sigue vigente.

La esposa infiel
Mañanita, mañanita, mañana de San Simón,
estaba una señorita sentadita en su balcón,
peinadita de rodete y una cosita alrededor.
Pasó “pallí” un caballero, hijo del emperador,
con la guitarra en la mano, esta canción la cantó:

-¿Dormiré contigo, Luna? ¿Dormiré contigo, Sol?
-Entre usted, caballerito, dormirá una noche o dos.
Mi marido no está en casa, que está a montes de León
y, para que no viniera, le he echado una maldición:
“Cuervos, sacadle los ojos; águilas, el corazón;
los perros de la majada le saquen en procesión”.

-¿Dónde pongo mi caballo? Y a la cuadra lo llevó.
-¿Dónde pongo mi escopeta? Y en un rincón la colgó.
-¿Dónde pongo mi ropita? En la percha la colgó.
-¿Dónde pongo mi carita? En la cama se metió.

Diciendo estas palabras, él a la puerta llegó:
-Ábreme la puerta, Luna. Ábreme la puerta, Sol,
que te traigo un pajarito de los montes de León.
Al tiempo de abrir la puerta ha mudado de color:
-O tú tienes calenturas, o tú tienes mal de amor.
-Yo no tengo calenturas ni tampoco mal de amor,
es que he perdido la llave de mi hermoso corredor.
-Si tú la tienes de plata, de oro la tengo yo.

Diciendo estas palabras el caballo relinchó:
-¿De quién es ese caballo que en la cuadra oigo yo?
-Tuyo, tuyo, caballero, que mi padre te lo dio
para que fueras de caza a los montes de León.
-Cuando yo no lo tenía, tu padre no me lo dio.

Estando en estas razones ha mirado hacia el rincón:
-¿De quién es esa escopeta que en el rincón veo yo?
-Tuya, tuya, caballero, que mi padre te la dio
para que fueras de caza a los montes de León.
-Cuando yo no la tenía, tu padre no me la dio.

Estando en estas razones para la percha miró:
-¿De quién es esa ropita que en mi percha veo yo?
-Tuya, tuya, caballero, que mi padre te la dio
para que fueras de boda de mi hermana, la mayor
-Cuando yo no la tenía, tu padre no me la dio.

Estando en estas razones para la cama miró:
-¿De quién es esa carita que en mi cama veo yo?
-Mátame marido mío, que te he jugado traición.
La ha agarrado de la mano y a su casa la llevó:
-Ahí tiene usted a su hija que me ha jugado traición.
-Haz lo que quieras de ella que a ti te la entregué yo.

La ha agarrado de la mano y al campo se la llevó,
le ha dado tres puñaladas al lado del corazón
y otras tantas se dio él para no sentir dolor.

Pueden ver la partitura del romance aquí.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Música extremeña, Romances y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s