Letra “Don Pedro”

Letra del romancillo extremeño “Don Pedro”

Don Pedro
Ya viene Don Pedro de la guerra, herido,
y viene corriendo por ver a su hijo:
-¿Cómo estás, Teresa, de tu feliz parto?
-Yo muy bien, Don Pedro, si tú vienes sano.
-Acaba, Teresa, con esas razones,
que me está esperando el rey de la corte.

Y al salir del cuarto, Don Pedro expiró
y su pobre madre llena de dolor…
-Suegra, la mi suegra, la muy siempre amiga:
¿qué es ese ruido que anda en la cocina?
-Te digo Teresa, la muy siempre amiga,
que es juego de naipes de recién parida.

Ya cumplió Teresa los cuarenta días;
se andaba arreglando para ir a misa.
-Suegra, la mi suegra, la muy siempre amiga:
¿qué ropa me pongo para ir a misa?
¿Me pondré la blanca? Si no, la amarilla.

-Ponte de luto, que te convenía.
-Suegra, la mi suegra, la muy siempre amiga,
me pondré la blanca, que iré muy lucida.
Se viste de blanco y se marcha a misa
y, entrando en la iglesia, la gente decía:

-La viudita honrada, la viudita linda,
sale de la iglesia triste y afligida.
-Suegra, la mi suegra, la muy siempre amiga.
Entrando en la iglesia la gente decía:
“La viudita honrada, la viudita linda”.
Y aquestas razones ¿por quién las diría?
-Por ti, mi Teresa, por ti, vida mía,
que Don Pedro es muerto, tú no lo sabías.
Cierra sus ventanas, corre sus cortinas,
y ella, de un desmayo, se murió afligida.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Música extremeña, Romances y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s